Foto: ©Marco Fco.·. Soto Ramírez

Por: Ñor Antenor Agüero (*)

¡Salú| Amig@ Lector(a). ¿Qué buenos vientos me le echaron por estos ‘pagos’ de Tatica Colochos? ¿Que vino a conocer si esta región de Bestia Sonta existía? Pos| ya vido que sí| que yo no ‘hablo paja’… ¡JA JA JA JA JA! Pos… Venga pa’ darle un juerte abrazo… ¡BIENVENID@! Siéntase como en su casa…

¿No importa si yo voy apuntando todo lo que conversamos en este ratico? Y ¡diay? Pa’ aprovechar y que sirva de referencia en mi Columnia de “ECHANDO PA’LANTE CON YO… Je je je je

Siéntese y dentre” –como solía decir mi compadre don Abel Rojas (abuelo de los Licenciados Alexis y Arturo Medrano Rojas)| del puritico Esparza centro.

-¡Vieja| alístame un ‘gallito’ pa’ la visita| si me hacés el favor!

(OBSERVACIÓN: Al final de este artículo encontrará un GLOSARIO con los modismos o costarriqueñismos utilizados en esta edición).


Imprudencia campesina…

¡Ah| qué dicha….! Ya viene Yanuaria con la comidita… Es un ‘casadito’ campesino| con buen picadillo de vainica y esos tronchos de ‘carne al humo’… ¡Eso es….! Déntrele… No me le niegue el diente| m’hijit@… ¿Le gusta? Pos| me alegro bastante…

Voy a aprovechar -mientras usté come- pa’ contarle una anéudota de las mías… ¿Está bien? Bueno…

¿Verdá que eso de comer en casas ajenas y desconocidas es bien fregao? Ajá…

Como dijera Nenita González la esposa de Marcos Fco.·. Soto| nuestro ‘manager’: “Resulta y sucede…”que en cierta ocasión| jui a escorar por el lao de Quebrada Ganao| allá por Tárcoles… Caminando| llegué a un rancho| ‘onde pedí permiso pa’ hacer un jueguillo (fuego) con ‘tinamastes’ en la orilla de la ronda de calle| y asina alistarme un jarrao di ‘aguadulce’ y arrempujarme unos ‘tosteles’ que llevaba…

Y no ve que ¿acaso el dueño de casa me dejó? No. Más bien| me invitó a dentrar a comer un semerendo platao de sopa de mondongo… Inmagínese que ‘onde oyí de qué era la fregada sopa ¡hasta que se me engrifó el espinazo| y se me revolvió la panza| muchach@!

Pero| y ¿diay?| hice -de tripas- corazón| y cuando me sirvió aquel ‘manjar’ la doñita de ese hogar| me encomendé a Tatica Dios| cerré los ojos y empecé a dentrarle con el diente…

¡Hombré! No ve que no sabía tan mal aquella sopita… Y terminé pidiéndole otro platao a esa señora. ¡Claro!| que de vez en cuando tuve que quitarme y apartar a un lao los rollos de zacate de mis bigotes…

¡Y ¿diay?| ya le cogió la tos….! ¡Ah! ¿Ya no quiere comer más…? ¿Por qué?

¡Ah| por la historia ésa….! Perdóneme| hombré| yo no sabía que usté juera tan delicao de la panza… No se priocupe| deje la comida a un lao…

¡Jepucha! ¡Naiden me tiene a yo hablando tonteras…! ¡Qué vergüenza que tengo con Usté| carambas…! Bueno…

-¡Yanuaria!| trete un poco di agua con ‘Sal de Ingalaterra’| pa’ ver si se le quita el asco a mi Amig@…

Aspérese un momento| -mientras tanto-| vayémonos pa’ la chayotera… Áhi está más fresquito…

Hablando de otras vainas…

Viera qu’estoy muy triste porque perdí a una estimable lectora de mi columnia… No ve que acuantá vino a reclamame una doña que creo qu’es Menistra o alguna vaina del Gobierno –esto lo digo por los ‘aigres de grandeza’ que le vide y por el montonón de papeles que andaba guindando de un brazo…

Pos| me ‘enjachó’ echándome la culpa de algo que le había pasao: dizque en varias reuniones la han pillao ‘hablando como ñor Antenor’| diciendo ‘diay| verdá’ y otras vainas| tal y como las hablamos -¡a mucha honra!- l@s verda

Leave a Reply